Mentiras y gordas

Con la verdad no se juega. Con las mentiras menos, y dicen que se atrapa antes a un mentiroso que a un cojo. Yo creo que depende: ¿y si en vez de un cojo es un casado? En cualquier caso, amigo Pedro, siempre me asalta una duda. ¿Qué es la verdad? ¿Es redonda o cuadrada? ¿Es opaca o transparente? ¿Es al fin y al cabo, inalterable? Dime, tu que estás tan lejos, ¿se transforma la mentira en la verdad, o viceversa, con el paso de los años luz? Que tonterías pienso, ¿No? Déjame, pues, que vaya al grano de lo que te quiero contar.


El líder del Partido Popular es un caballero de palabras contundentes. Polémicas. Por cada discurso público suyo son cientos, sino miles, los que se levantan riéndose o acusándolo de palabras cargadas de mentiras. La última que el PP es autor, por obra y gracia del espíritu santo, de la Ley de Violencia de Género.


Aprender de un libro: 1984.


Una persona, para ser sobresaliente en su campo, necesita, ante todo, leer e informarse mucho. ¿Por qué afirmo esto? Porque a Pablo Casado se le nota la lectura. Y estoy convencido de que uno de esos libros que ha leído ha sido 1984 de George Orwell. Y no lo ha hecho para conocer los peligros que el futuro puede deparar a la humanidad. No. Si Pablo Casado ha leído ese libro ha sido para aprender a ganar, para aprender a derrotar a los enemigos de él mismo y de la patria, que según su propio discurso, casi es lo mismo.


Seamos, Pedro, conscientes de algo. Pablo Casado no miente porque sea, como muchos afirman con bastante y relativo tino, un mentiroso compulsivo, que podría serlo igualmente. No, el miente porque se cree que, como en el libro, la verdad puede ser manipulada, ya que siempre habrá alguien dispuesto a tomar por verdad las palabras del líder del PP.

…que las van a aceptar como se acepta un helado gratis a pesar de que se intuye que debajo de la superficie no hay absolutamente nada.


Lla gente, en general, prefiere que le cuenten en qué tiene que creer, antes que tener que pensar, razonar, contrastar… que nos metan la comida en la boca directamente. Y si puede haber sido masticada, salivada y convertida en bolo alimenticio mejor aún. Nos hemos vuelto unos seres perezosos que vivimos con un sofá pegado al culo. Estamos dispuestos a entregarlo todo a cambio de nuestra cómoda, descansada y apacible vida civilizada. ¿Qué nos dicen que la Tierra es plana? Pues siempre habrá alguien dispuesto a creérselo porque lo dicen en la tele en un programa de máxima audiencia que dirige y presenta un señor muy famoso que seguro que es muy inteligente.


Sofá y TV


 

 

La verdad mentirosa.


Y si nos creemos que la Tierra es plana con tal de no tener que pensar, ¿cómo no nos vamos a creer cualquier cosa, incluso las que diga un político? Esto lo sabe muy bien el Sr Casado. Que la gente está dispuesta a creérselo todo. Que a él, una gran mayoría de los votantes de derechas y quizás otros cuantos que se dicen de centro, no le van a cuestionar nunca sus palabras y que las van a aceptar como se acepta un helado gratis a pesar de que se intuye que debajo de la superficie no hay absolutamente nada.


No creo que el Sr. Casado sea un mentiroso compulsivo, puesto que sabe perfectamente lo que hace. Y eso es lo que da más miedo, porque tengo la ligera sospecha de que si la tríada de derechas alcanza el gobierno, uno de los ministerios de nueva creación va a ser el Miniver (aunque sea de tapadillo, como el trabajo de Villarejo). No será el único pues algo le tendrán que ofrecer al Señor Abascal. ¿Adivinas, amigo mío, el nombre de los otros ministerios? Que el demonio nos coja confesados.