Va siendo hora de volver… o… ¿andas por ahí?

Hola… ¿hai alguén ahí? Pedrooooo! ¿Andas por ahí? ¿Si? ¡Que bien… como me alegro! Hacía tanto tiempo que non recibía noticias tuyas, ¡que ya pensaba que te pasara algo! Pues por aquí todo bien, con muchas ganas de volver. Un poco atarehado eso si: cosas de casa. Este verano me puse en plan trabajador manitas incansable y hasta hoy.

Deja que te cuente, que lo de volver fue por final de periodo e inicio de nuevo tiempo. Solo te digo una cosa, por fin, después de meses, empiezo a estar algo libre de tiempo. Estamos arreglando el piso, que bien le hacía falta, y hacerlo más nuestro, moderno, acogedor. Un baño, las puertas, los armarios… y yo decidí que necesitábamos un sitio donde trabajar, donde escribir, porque sí uno quiere ser escritor, escribir historias, cortas o largas, cuentos o novelas, pues necesita un sitio donde hacerlo. Y en el empeño este que llevo desde el verano, tratando de montar un despacho acogedor y agradable en uno de los cuartos. Metido a carpintero. No llego ni a “Pepe Gotera”. Librería hecha con madera reciclada de los armarios viejos de pared a pared y todo eso.

Claro que estas cosas se sabe cuando se comienzan… Primero fue lo de los armarios y puertas nuevas. Ahora me cogió la chica con un nuevo encargo, “Tenemos que arreglar el baño”, y me tocó ponerme a picar pared, suelo, hacer rozas… dejar todo listo para electricista, fontanero y albañil. Y antes de eso pues allá fuimos de viaje a Barcelona.

Hay días que pienso si no será buena idea mandar todo la mierda y marchar yo también, de paseo, detrás tuya, a Aldebarán.

Total, que desde junio que no te cuento nada, pero me dice… ¿y tu? ¡Bien que nos conocemos Pedro! Tampoco sabía nada de ti desde hacía meses… y claro que pensaste que yo me había enfadado contigo. Eres como un niño. Lo se. Se me metió en cabeza rematar primero el estudio antes de volver a escribir o a tocar el blog. Pensé “Cuatro días para hacer todo…” y cuanta razón que tiene la santa de Chus cuando dice que lo de planificar el tiempo muy bien no se me da. Cuatro días… ¡seis meses! Claro que pensaste que me había olvidado de ti… pues no. Así que deja de romper la cabeza, que yo sé que lo hiciste todo este tiempo. Y también podías haber escrito tu para preguntar, ¿no?

Pero nada. Tu tranquilo que ya acabé de volver. Además, para que quieres saber cosas de aquí… con lo bien que estás allá, solo, sin ningún idiota a tocarte los cojones, que aquí todo es desgracia tras desgracia. Los políticos, el hambre, la guerra, el machismo, el egoísmo… párame que como siga… Hay días que pienso si no será buena idea mandar todo la mierda y marchar yo también, de paseo, detrás tuya, a Aldebarán.

Y ya ves, que el viaje más largo que hice en estos tiempos fue, justo, a Barcelona… pero, eso ya te lo contaré mañana. Ahora ya tienes noticias de sobra. Venga. Besos y si aún no comiste… ¡pues que aproveche!

volver-Catedral de Barcelona
Catedral de Barcelona